Sistema esquelético muscular

mheducation.es

Al hablar del sistema esquelético-muscular del cuerpo humano se refiere a la unión de los huesos, las articulaciones y los músculos, en su conjunto son los que cumplen funciones de sostén, protección y movimiento del cuerpo humano, cada una con una función específica.

Los huesos constituyen junto con los cartílagos, el armazón rígido que da forma y sostiene al cuerpo. Sirve para proteger determinados órganos internos, como el cerebro, encéfalo, corazón y los pulmones, además los huesos colaboran en la formación de células sanguíneas y el almacenamiento de las sales minerales. Los tipos de huesos se clasifican según su forma externa y estos son: Largos, cortos, planos e irregulares. En los huesos largos predomina más la longitud que el ancho y el grosor y los más conocidos son el fémur, el húmero, la tibia entre otros.

Todos los huesos largos están conformados por la epífisis, diáfisis y metáfisis. La epífisis son denominados extremidades, son los más anchos y voluminosos, que facilitan la articulación entre los huesos, proporcionando mayo espacio para la parte muscular, la diáfisis es la parte central de los huesos, tiene forma tubular y es la parte más larga, la metáfisis, parte formada por tejido esponjoso y placa cartilaginoso.(Ver imagen). Los huesos cortos, son los que presentan un aspecto cúbico, formado por tejido óseo esponjoso y médula ósea rodeado de tejido óseo compacto, los huesos cortos se localizan principalmente en el carpo de la mano y el tarso del pié. Los huesos planos son muy delgados y curvos y finalmente los huesos irregulares, son las que no tienen forma definida, están formados por tejido óseo esponjoso, estos huesos se localizan en el cráneo, vértebras y el sacro. (Ver más detalles en este pdf).

(Visited 93 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *